Achala, arroyos mágicos de altura.

21984_10206338756177589_3863059934523276138_n

Pesca en Córdoba, una atracción especial

Aprovechando el fin de semana largo y desafiando las adversidades del clima que desde hacia un par de semanas nos venia complicando la pesca, decidí improvisar una salida con dos grandes amigos y compañeros de aventuras, a nuestras queridas sierras de Córdoba.

Mas precisamente a la región de Pampa de Achala, que con su altura promedio de 2000 metros sobre el nivel del mar, no solo alberga numerosos ríos y arroyos repletos de truchas, sino que  posteriores a las lluvias y crecientes son estos cursos de agua los que mas rápido bajan su caudal y aclaran, permitiendo en muchas ocasiones tener mas suerte a la hora de intentar una pesca.

Así fue que ese mismo lunes con las primeras luces del día y con un clima húmedo y fresco, partimos rumbo a uno de esos arroyos rogando que el tiempo nos diera una tregua para poder cumplir con nuestro objetivo y pescar algunas coloridas truchas.

10911502_10205863311571771_5302788801751523129_o

Fontinalis colorida de achala

Caminando desde el amanecer

No eran ni las nueve de la mañana y ya nos encontrábamos caminando entre juncos y cortaderas llenas de agua, con nuestras ropas hecha sopa y esquivando los pozos formados por las vertientes de agua, tratando de llegar al arroyito que si bien estaba en frente nuestro, cada vez parecía mas distante por la cantidad de obstáculos que nos separaban. A los tropezones pero sin descanso nos plantamos enseguida en el primero de nuestros lugares de pesca, un chato largo con una playita ancha de arena en uno de sus márgenes y varios mimbres y otros arbustos que decoraban este bello escenario de lo que prometía ser un día lleno de alegrías.

10300165_10206338810138938_1538557167573607478_n10330404_10206338810578949_6156060359503163828_n

Una vez cómodos y con los equipos listos, notamos que la actividad en superficie era casi nula y el agua estaba algo turbia, de seguro producto de las constantes lluvias de los días anteriores e incluso observamos que la marca de la creciente estaba muy por encima del margen en el que estábamos ubicados. Sin mas observación y ansioso por comenzar la pesca,  opte por una ninfa pequeña y lastrada de color oscuro, al igual que mi compañero Matías, que no dudo en tirar el primer moscaso al agua y antes que me diera cuenta ya traía una hermosa trucha fontinalis hembra prendida. La alegría nos invadió por completo y Brandon no demoro en documentar cada minuto de la captura.

11059420_10206338736137088_1648417906992009694_n

Muy linda fontinalis

En ese mismo chato y pescando lado a lado con Matías, tuvimos muy buena sucesión de piques,  pero -considerándome un tipo muy inquieto- me adelante a la corredera siguiente río arriba y así fuimos vadeando por distintos puntos del arroyo, en todos obteniendo hermosos ejemplares de variados tamaños. De esta manera y con el agua a la altura de la rodilla lograba mejor comodidad a la hora de caminar el arroyo y presentar mis lanzamientos sin enganchar ningún arbusto o roca, derivando mis mosquitas casi sin traccionarlas y teniendo sin exagerar, un pique tras otro.

Momento de las sorpresas

Llegado el medio día y con el sol calentando un poquito, llegamos a un cajón importante que nos regalaba una buena sombra, así que paramos para almorzar y recuperar algo de energías y fue en ese preciso momento que en frente nuestro apareció un rise enorme haciendo que casi se nos fuera el hambre por completo y buscáramos en nuestras cajas alguna seca que imitase lo que estaban comiendo, pero no fue solo hasta que observe que eran solo algunos juveniles tomando unas chimarras que se posaban dando saltitos sobre el agua, así que preferí continuar con mi ninfita que hasta el momento parecía imbatible.

10320969_10206340340777203_5797475164103860799_o

Una Cooper atada por el autor

Luego de adelantar un tramo mas del camino, llegamos a un buen pozón con un tremendo golpe de agua, al que no dudamos en lanzarle algunas ninfas un poco mayores que profundizaran rápido con la esperanza de prender alguna sorpresa que se paseara por el fondo. Los piques no se hicieron esperar y continuamos teniendo hermosas capturas simultaneas, mano a mano con mi amigo Matías.

Momento de conclusiones

En todo momento la pesca fue muy divertida, esto quizás por la gran población de truchas y también sumado a que las fontinalis son tan voraces que a veces parecen decididas a tomar cualquier imitación que pase frente a ellas si se las presenta  correctamente y en el momento oportuno.

Equipos

Tuve la oportunidad de pescar con la caña CT #3, de 7’6 pies y una línea RIO Gold  WF3F, obteniendo una agradable sensación de pesca y presentando tanto ninfas como secas con total comodidad. A lo largo de toda la jornada pescamos con ninfas como la Black Cooper John, Pheasant tail, Prince y algunas ninfas de Jabalí en #12 y #14 y en los pozos mas profundos empleamos algunas Montanas  en #10.

11069735_10206338804898807_6712299186552893002_n

La pesca fina, siempre presente en nuestos arroyos

Ya casi terminando el día y volviendo de regreso pudimos hacer algo de pesca fina con emergentes, soft hackles y secas pequeñas como caddis blancas en #16 y 18 que complementaron lo que hasta el momento había sido un día perfecto. El reloj marcaba ya las dieciocho horas y ya era tiempo de volver a casa, además unas nubes de tono amenazante se formaron en pocos minutos encima de nosotros.

Pero en si nuestros objetivos habían sido alcanzados y sabíamos que teníamos un buen trecho para volver.

Una vez mas Achala nos regalaba un día lleno de alegrías y nos despedía con su típico manto de neblina que por esas horas suele aparecer allá arriba, resguardando la magia que vive en cada uno de sus rincones e invadiéndonos de un profundo deseo de volver a visitarla.

11071031_10206338765897832_1590815896759284345_n

Solo me queda agradecer a mis queridos amigos Brandon y Matías, que me acompañaron en esta hermosa jornada, y a todos aquellos que día a día hacen posible que pueda seguir pescando y aprendiendo de esta hermosa actividad.

FRANCO SANGUILLERMO
Franco Barrera
Federico Prato Fly Shop 

 

3 comentarios sobre “Achala, arroyos mágicos de altura.

  1. EXCELENTE, Franco tu trabajo vos como todos los integrantes del Federico Prato Fly Shop que muestran y difunden las buenas costumbres del amor a la pesca en nuestras sierras, ademas educando al resto de los que se dicen pescadores deportivos para que conserven nuestras especies de truchas para que las generaciones como la de mi hijo algún día puedan disfrutar , muchas gracias hermano del alma y al staff del Fly los felicito.

  2. Muy linda la nota Franco, es una linda aventura las salidas a las sierras de Córdoba, y más con ustedes, la pesca se hace didáctica e interesante y se disfruta al cien por ciento.
    Seguí así, un abrazo grande!

  3. Una vez más, con grandes amigos emprendimos una nueva aventura. Excelente salida, con técnica, con diversión, con un mini-curso que se dio en el almuerzo con Franco jaja era palo a palo una trucha tras otras, juveniles, pero quien dijo que no pelean?? Esos 10min de concurso dieron por satisfecho el día, luego seguimos pescando pero ya el viaje estaba pago.
    El equipo… impresionante la CT!!! Vale cada centavo, muy buena presentación, muy liviana y utilizarla con secas fue lo mejor.
    Las truchas en su mejor estado, no importaba el tamaño que tenian, cuando pensaba secar La Trucha del día, resultaba ser un juvenil bien peleador.

    Un gran día… y muchos más por venir 🙂

Deja un comentario