Carpas enormes en el Rio Negro.

Visitar las cristalinas aguas de la Patagonia y que estemos asechando a otros peces que no sean truchas es bastante impensado. Sin embargo, esto es lo que viví hace unos días atrás en nuestra visita a Neuquén y Río Negro.

Sabía de antemano que sería un viaje de trabajo y que seguramente no podría mojar una mosca. Sin embargo estaba en Gral. Roca, me quedaban unas pocas horas de la siesta antes de que tomara mi regreso a Córdoba y los amigos Jorge ”el pelado” Beteluz y Gustavo Monteseirin me invitan para hacer unos tiritos al frente a su ciudad.

Podemos ir a algunas correderas a pasear algunos streamers, salen lindas arcoíris o ir directamente a los enlagunados donde podemos ver carpas, algunas enormes. Vos elegís. Sin dudarlo le indiqué que prefería hacer una breve experiencia con las carpas de las que tanto había sentido hablar.

Llegamos al lugar de pesca con las condiciones algo desfavorables para poder encontrarlas, el río se encontraba algo tomado, teñido por el río Neuquén que al parecer las lluvias del día anterior lo habían enturbiado bastante, a demás, un fuerte viento rizaba la superficie del agua, sumado a grandes nubes que cubrían el sol oscureciendo el río dejándonos sin posibilidad de verlas.

1457098_659065650821093_738322830_n[1]

Sin embargo de a poco empezaron a aparecer algunas en los bajos, playas de arena de no más de 40 cm. por donde pocas, pero grandes carpas patrullaban. Tuve personalmente oportunidad de hacerles buenas presentaciones a un par de ellas, sin embargo no lograba llamar la atención.

Yo estaba solo con una mosca, la que me había recomendado Gustavo, pero al habernos separamos, no tenía posibilidad de probar otras. Así que levanté y caminé hasta donde el estaba para pedirle el cambio.

Soy de los pescadores que si le paso bien una mosca a un pez y este la desestima, tengo la necesidad de cambiarla, y en este caso estaba pescando como en el concurso “one fly”.

Cambie la mosca por una algo mas oscura y volví hasta el bajo donde las había visto pero estas ya no estaban,  así que decidí caminar por una lengua de agua que conectaba al río como en una especie de canal o brazo muerto.

1472122_659067117487613_1775575702_n

A mitad de camino veo que en el centro del canal había una especie de turbidez extra como si algo revolviera el fondo, le hice un tiro como si estuviera pescando una mancha de bonefish, la dejé hundir y lentamente la comencé a mover como si recuperara una ninfa de pronto siento que la línea se tensa, levanto la caña como dudando un enganche y la enorme carpa que lleva la línea con velocidad y se desengancha. Sin dudas el no haberla clavado firmemente hizo que esta se soltara. Seguí intentando en el lugar, tuve otro pique idéntico al anterior y otra vez se suelta. Mala suerte la mía me decía internamente, con lo que cuesta hacerlas picar y dos que se me soltaban.

Seguí caminando casi hasta la punta de la laguna y allí la veo, una enorme carpa que estaba como flotando en la superficie, suspendida casi con el lomo afuera del agua. Hice una aproximación a lo detective para que no me viera y con la mosca en la mano esperé el momento en que la ráfaga de viento aflojara para hacerle el único tiro que seguramente me daría, ya que estaba en un lugar muy vulnerable.

La mosca se presentó como lo había imaginado, unos 15 cm. por detrás de la boca unos 15 cm. por delante. Apenas toco el agua le di el primer micro strip quedando la mosca casi al frente de la boca, cuando la vuelvo a mover veo que reacciona dándose vuelva absorbiendo la mosca dentro de su boca, la clavada fue contundente. Venía de perder dos y esta no se podía escapar.

Así fue que me sacó arando para el lado del río llevándome línea, backing y todo lo demás sin intensiones de parar, gracias a Gustavo que ya había venido a ayudarme y pudo meterse al agua para acorralarla  y cortarle camino pude sacarla, ya que encaraba derecho hacia las raíces de un gran sauce que estaba donde la laguna se unía al río.

El tiempo alcanzó para terminar de sacarla, hacerle algunas fotos, soltarla y volver hasta el auto.

Me hubiese gustado pasar unas horas más tratando de engañar a estos astutos peces, pero como dice el dicho para muestra basta un botón. Y yo ya tenía el mío.

Gerardo Martinetto.

936073_660269134034078_1352567545_n

Utilizamos cañas #6 con líneas de flote WF y leader de 9 ft terminados en 1X.

La mosca con la que tuve los tres piques, es una especie de sili gotcha oliva con cola de marabou oliva atada en un anzuelo corto como el TMC 105. No tengo muchas precisiones para darle, ni fotos. Ya ataremos el paso a paso de esta para que puedan copiarla.

2 comentarios sobre “Carpas enormes en el Rio Negro.

  1. Gracias gerardo!! por la nota!!fue un placer sacarte a pescar CARPAS,te espero para un proximo viaje y vamos al limay por las truchas!! un abrazo grande!!!

  2. Como me gustaria pescar esas carpas!!! lastima que en cipolletti da tanto miedo la inseguridad que practicamente ni tomar mates al lado del rio se puede…

Deja un comentario