Hernán y Pablo Dompé, el tarpon de nuestras vidas

A instancias de mi hijo Pablo , quería ir una semana a pescar, luego a bucear y consultando con mis amigos Federico Prato y Samuel Sanchez Bretón, decidimos ir a Holbox , una isla cercana a Cancún, Méjico.

isla-holbox

Armé la excursión de seis días según las directivas de Mr. Sandflea, mítico guía y experto pescador de tarpones, quien se puso a nuestra disposición y fue así como llegamos.

Mr. Sandflea nos explicó que una jornada de pesca comienza a las seis de la mañana, y que normalmente finaliza a las 14 hs, salvo que alguien tenga clavado un gran tarpon que lleva mucho tiempo para pelearlo.

Embarcamos en la playa, justo enfrente del hotel donde nos alojamos. Nuestro guía, Beto resultó ser extraordinario y cuarenta minutos después, yo estaba clavando un bicho muy grande, que al cuarto salto, después de una corrida infernal, se me escapa y así le paso la caña a Pablo.

Beto nos indica tres cardúmenes, uno bastante cercano, pero decide hacer una maniobra para lograr que el más alejado nos intercepte,  y nos dice: “que ese segundo cardumen es de tarpones bien grandes, todo con un golpe de vista. Apenas tres o cuatro minutos después, le da la orden a Pablo de castear no muy lejos, apenas diez metros“.  Explica que hay que estripear muy rápido, y sin parar hasta que la mosca esté al lado del bote, ¡¡Ahora!!  y comienza la recuperación rápida de la mosca, de pronto advertimos la tomada. Pablo se endereza, y clava como para atravesar una piedra! y medio metro del bote, aparece en un salto tremendo, un gigante plateado que al caer nos moja a los tres, vuelve a saltar, e inicia una corrida donde saco más de cien metros, con freno al máximo,  en un mar sereno todavía, salta a lo lejos varias veces y así permanecerá por más de tres horas.

IMG_1700

Quiso pelearlo solo, así que yo, parado cerca de el, le iba ayudando con agua, mojándole la cabeza  y asistiéndolo  con ciertas directivas y animándolo, a veces a los gritos. Se podía palpar la excitación de los tres, mientras incansable, ese gran pez trataba de zafar de la mosca.

Lentamente nos fuimos acercando a la costa, hacia donde afortunadamente nos fue llevando el tarpon,  luego de tantas horas terminamos en el agua, casi una reanimación de los cuatro. Vinieron las fotos, beso de despedida y saludos a un tarpon verdaderamente enorme que se alejo lentamente, como en una cámara lenta.

El viento se había puesto molesto y ya no daba para seguir, así que a festejar!

No podíamos contener la alegría, abrazos y gritos de alegría, una experiencia maravillosa e inolvidable.

Como padre, tuve sentimientos muy fuertes al verlo a Pablo no ceder más que lo justo a ante ese tarpon enorme, estoy muy agradecido de haber presenciado esa batalla y de haber podido ver con todo orgullo a mi hijo finalmente como vencedor.

Estuvimos brindando y recordando escenas de esa jornada durante los siguientes cinco días.

Poco a poco, reviviendo la aventura con las fotos, así nos fuimos dando cuenta del verdadero tamaño de esa bestia. Beto, muy experimentado en esa pesca, nos dijo que muy pocas veces había visto semejante tamaño de tarpon.

El resto de las jornadas de pesca fueron emocionantes porque ambos tuvimos varias tomadas grandes, a mí se me fue uno muy grande luego de más de quince minutos de lucha, pero el fuerte viento se repitió todos los días y la primera hora y media el mar permanecía calmo, con buena visibilidad, ese era el momento cuando avistamos varios cardúmenes, pero luego , el viento comenzaba a soplar, y aunque fuimos a los manglares a buscar refugio, allí logramos pocas capturas y solo de baby tarpon. No vimos jureles, ni barracudas, ni permits, nada para justificar un lanzamiento.

Pienso que Holbox es un muy buen destino como para visitar en familia, para disfrutar de las playas, hay paseos y excursiones muy bien organizadas, y para salir a pescar bien tempranito, mientras la familia todavía duerme.

Qué equipos empleamos:

Durante nuestras salidas, usamos  caña Redington Predator #12, reel Tibor Signature  #12, línea RIO Leviathan Sinking de 500 grains, moscas de Gerardo Martinetto y como leader, un solo tramo de fluorocarbono RIO de 100 libras de resistencia.

Redington Predator

Tibor Signature

Los equipos complementarios fueron cañas Redington Vapen Black #10, reels Sea Level Tempest , y líneas RIO de flote.

Creo que alguna otra vez volveré  a Holbox a tomar desquite, pero seguramente en plan de disfrutar también las playas y las otras actividades que ofrece esta isla maravillosa.

Hernán Dompe

“Conozco a Hernán Dompe ya hace muchos años, hemos tenido la fortuna de compartir muchas salidas y seguiremos haciéndolo, sin duda alguna este tarpon es el más grande que he visto logrado con una caña de mosca. Que el pez lo haya logrado su hijo Pablo, creo que sin duda alguna es el mejor obsequio que le debe haber traído la pesca, el mar y tal vez la vida”

Federico Prato

3 comentarios sobre “Hernán y Pablo Dompé, el tarpon de nuestras vidas

  1. Felicitaciones Hernán y Pablo, muy buen relato e impresionante ése monstruo !!!
    Daniel.

  2. Que linda historia, especialmente conociendo a Hernán y a Pablo!

    Siento como si hubiera estado allí! Un día me llevan?

  3. Divina experiencia padre e hijo en Holbox, los felicito por la gran relacion que tienen! Te quiero Pablo, un abrazo a Hernan!
    Vero

Deja un comentario