Pez aguja

Dentro de las especies que podemos pescar en el mar, las barracudas son peces que muchas veces son desestimados por los pescadores y sobre todo por los guías en la mayoría de los destinos de pesca donde tienen a peces como el tarpon, bonefish y permit como protagonistas. Sin embargo todos los que hemos tenido oportunidad de pescarlas sabemos que tiene algo especial y esto radica en que tanto su pique como la pelea puede ser algo espectacular.

Generalmente las encontramos quietas como troncos en los fondos bajos donde están al acecho, es allí cuando debemos  pasar la mosca por enfrente a gran velocidad, tratando de producir el ataque  que seguro será sorprendente.

Con la velocidad de un rayo literalmente parten la mosca de una sola mordida. Muchas veces peleando un bonefish, nos damos con la sorpresa de recoger solo la mitad del pez,  luego de que haya sido atacado por una de ellas tomando dimensión de su alto poder depredatorio.

Así,  el ataque se produce de manera inmediata, comenzando una lucha de corridas largas que adornadas por tremendos saltos, pueden vaciarnos el carrete de backing en pocos segundos.

Esta ferocidad demostrada en la peligrosa hilera de dientes que poseen en su boca, es lo que hace que los guías no les tengan mucha aprensión debido a que es muy común cometer un error y que ocurra un accidente producto de una mordida, pero si tomamos los recaudos necesarios, seguramente podremos sacarnos una foto con ellas como esta de nuestro amigo Marcelo Vilosio, quien se define como fanático de esta especie.

Dentro de los peces favoritos en su dieta están estos peces aguja  que tienen una silueta muy particular al igual que el atado de las moscas que los imitan.

Ya saben, si están viajando a algún destino marítimo, no deje de intentar con uno de estos peces, puede llevarse una gran sorpresa.

Si necesita más información sobre ésta u otras moscas publicadas, no dude en escribirnos a gerardo@federicoprato.com.ar

Receta

Anzuelo: Tiemco 811s #2 y #2/0 - Conector: alambre de acero 30 lbs
Hilo: UTC 210 fl. chartreuse - Ojos: holograme silver
Cuerpo: mylar cord fl. chartreuse - Cola/ala: kristal flash o flashabou accent
Collar: schlappen saddle fl. chartreuse - Cabeza: UTC 210 fl. Chartreuse / Epoxi

1.Para comenzar, debemos atar el alambre de acero al anzuelo más chico. Si el alambre tiene cubierta plástica, podemos quemarlo para pegarlo.
2.Para armar la cola de la mosca debemos colocar una aguja en la morsa y atar primero unas hebras de kristal flash.

3.Luego, retiramos el cordón de algodón interno al mylar y atamos uno de los extremos junto a la cola. Luego, atamos un nudo final, lo sacamos de la aguja y cementamos el atado.

4.Pinchando el tubo de mylar con el alambre de acero, lo enhebramos hasta dejar el anzuelo menor en su lugar.
0

5.Luego colocamos el anzuelo mayor en la morsa y atamos el tubo y alambre. Enhebramos el alambra en el ojo del anzuelo y lo anclamos doblándolo y atando por la parte inferior. Cortamos el excedente con una pinza. Ahora, atamos otro mechón de kristal a modo de ala y destejemos el resto del tubo.


0

6.Atamos dos plumas de saddle juntas.


0
7.Realizamos el collar enroscando las dos plumas a mismo tiempo.
0
8.Retraemos el resto del mylar por encima del collar y emprolijamos la cabeza de la mosca con vueltas de hilo.
0
9.Finalizamos pegando los ojos a ambos lados y los cubrimos con epoxi.

Atado y paso a paso: Gerardo Martinetto - Fotografía y diagramación: Juan E. Alvarez