Reporte Limay Medio. Bajada Colorada, Abril 2016.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Luego de un largo viaje hasta Bajada Colorada, llegamos a la estancia un jueves a la noche y ya nos esperaba Gastón Ambrosino con su staff conformado por el “Pata” Leiva y “Pocho” con la cena lista, luego de eso acomodamos los bártulos y a descansar para afrontar el día viernes con todas las energías para la pesca.

La primera jornada nos encontramos con una mañana soleada con un poco de viento, una balsa con mi hermano Francisco, mi viejo Alejandro y el “Pata”, y en la otra el “Gringo” Sema, Gastón y yo. Apenas bajamos los cata al brazo que se encuentra a escasos metros de la casa, pudimos observar un par de arco iris comiendo en superficie. Al segundo tiro que mete el Gringo con una Fat Albert la trucha toma, clavada, saltos espectaculares y al copo, luego de las fotos al agua nuevamente. Pescamos un par más y empezó a soplar el innombrable nublándose, frío y lluvia, en esas condiciones solo pude sacar una arco iris con mi caña switch Redington Cpx n° 7 con línea RIO Scandi Short Versitip con punta sinking 3 y una Woolly Bugger. Al medio día volvimos al casco de la estancia almuerzo y siesta. A la tarde nos encontramos con un viento de unos 60 km por hora y las truchas totalmente inactivas.

Día sábado arrancamos tempranito y a las ocho ya estábamos bajando las balsas al brazo principal, Gastón nos recomendó armar cañas 7 u 8 con líneas de hundimiento como las Rio Outbond con shooting integrado de 250 a 330 grains dependiendo de las cañas. En mi caso utilice una Rs4 n° 8 con línea de 330 grains. Luego de flotar por media hora y con solo una perca arriba Gastón me cambia la mosca por una bunny leech y me indica tirar detrás de un sauce, siento un pique violento, clavada firme y la bestia corre unos 15 metros río abajo y nos regala un salto que quedara siempre en mi memoria, ovación y gritos de por medio nos acercamos a la costa y bajo las instrucciones del guía logramos meterla al copo, Impresionante macho!!! Luego de las fotos un “mini fernet” para festejar y escuchamos los gritos de la otra balsa que estaba unos 200 más río abajo, otro barco pescado por Alejandro. Luego de los festejos seguimos pescando, sacamos algunas arco iris más y paramos a almorzar en la isla. Por la tarde seguimos balseando, clavamos algunas arcos más y a eso de las siete en un sector con sauces en el río y pozones profundos el Gringo clava una marrón hermosa, luego de la pelea mientras nos acercábamos a la costa Gastón logra copearla, fotos de rigor y al agua. Ya más no podíamos pedir así que decidimos dar por finalizada la jornada. Solo faltaba la marrón de Pancho (Francisco).

La última jornada cambiamos de equipos, el Gringo y mi viejo con Pata, Pancho y yo con Gastón. Mismo tema que el día anterior pero parecía que las truchas estaban dormidas, solo una perca en nuestra balsa y en la otra un par de arco iris, muy pobre. Al medio día, empanadas y vinito en la isla, siesta en el pasto y tipo 16:00 arrancamos de nuevo.

Pancho venia metiendo unos tiros impecables pero no había resultados, cambiábamos de mosca a cada rato pero nada, por otro lado mi viejo en la otra balsa sacaba tres arco iris muy lindas en menos de 20 minutos, ¿sería la mosca? ¿el stripeo?, valla uno a saber, más tarde en la parte de los sauces yo sacaba una arco iris muy combativa y Pancho nada más que unos piques fallidos. Ultimo pozo, un remanso impresionante detrás de un sauce, ultima hora y luego de un par de correcciones de Gastón y de cambiar la mosca por un alevino de peje en craft fur, Pancho mete un tiro impecable detrás del sauce justo donde empezaba el remanso y apenas cae la mosca se produce una explosión en el agua como si hubieran tirado una granada, sí, era la marrón de Pancho una terrible hembra migratoria que se resistiría hasta el último segundo, luego de las fotos y de un festejo emocionante podíamos dar por finalizado lo que sería una pesca soñada.

Está muy dura la pesca, pero si insistimos y seguimos los consejos del guía podemos llegar a concretar una excelente pesca como esta.

Quisiera agradecer al staff de Federico Prato por las recomendaciones en cuanto a equipos, moscas, técnicas a emplear y a  Gastón Ambrosino,el Pata y Pocho por asistirnos en todo momento para lograr esto. Gracias y Saludos.

Marcos Pressacco.

Que decir de ese momento tan esperado y soñado, a última hora, ultimo pozón del viaje, cambio la mosca atando al leader un streamer imitación de alevino de pejerrey, el remanso que se forma después de un sauce de frondosas hojas verdes con la mitad de su tronco sumergido bajo el agua pegado a una barranca es el lugar indicado por Gastón para presentar la mosca, me separan unos 20 metros, realizo el tiro perfecto línea y leader bien extendidos en al aire para acompañar la sutil caída de la mosca que al tensar la línea ingresa al agua pescando, deriva dos segundos y una terrible marrón migratoria rompe la calma del remanso tomando la mosca en un salto espectacular levanto la caña y listo la tengo…. pero en el otro extremo de la línea, la gran pelea me hace pensar que se va a zafar del anzuelo y luego de unos 10 minutos tal vez o menos ( 2hs para mi) la tengo entre mis manos mi primer marrón, una hermosura, la emoción me desborda, sacamos un par de fotos y video de por medio la devuelvo al Limay eternamente agradecido, luego saltamos como niños abrazados Marcos, Gastón y yo.

Mis agradecimientos en especial a Gastón, guía sublime, gran instructor de lanzamiento y excelente persona con enorme experiencia y conocimiento del río, al Pata gran guía y conocedor del río con quien saque mis primeras truchas en el Limay, a Pocho excelente cocinero, al staff de Federico Prato Fly Shop por su asesoramiento al momento de armar los equipos y a mis queridos amigos y compañeros de pesca Marcos, Alejandro y Gringo testigos de un momento inolvidable de mi vida, de un sueño cumplido.

Más que aconsejable elegir a Limay Monsters Fly Fishing para pescar el Limay Medio.

Francisco Pressacco.

Deja un comentario