TSIMANE, mucho más que buena pesca.

P1010507 Luego de que comenzara esta famosa operación sobre las nacientes del río Secure en Bolivia, y habiendo vuelto algunos de los primeros grupos que incluían a pescadores amigos, les preguntaba sobre que les había parecido el lugar y como lo describirían. Recuerdo muy bien las palabras de algunos de ellos: “allá es una perfecta postal de lo que tendrían que ser los ríos doraderos acá en Argentina si se hubiesen mantenido inalterables a lo la largo del paso del tiempo, lamentablemente la depredación hizo que lo nuestro ahora se vea diferente”.

Con estas ideas dando vuelta en la cabeza me quede por estos dos o tres años, que pasaron hasta que finalmente llegó el día en que pudimos armar junto a un grupo de amigos (Enrique Romero, Marcelo Vilosio, Maxi Roggio y Samuel Sánchez Breton), el viaje que cumpliría el sueño de visitar este lugar recóndito, de la selva boliviana amazónica.

Viaje

La aventura comienza a tomar forma cuando partimos en las avionetas cessna desde el aeropuerto de Trompillo en Santa Cruz de las Sierras. Son dos horas hasta bajar en las pistas de tierra en medio de la jungla. Desde allí en canoas hasta los lodges o campamentos remontando el río.

DSC06944La llegada a las comunidades originales nos revela parte de lo que comenzamos a vivir en los días por delante.

Ingresando a un sector del mundo que ha permanecido alejado de la contaminación de todo lo que conocemos como civilización, nos pone en contacto con las formas más primitivas de la vida humana.

DSC_0020Esto, es lo que creo, marca la real diferencia y le da el máximo valor a la operación.

El Secure

La pesca que nos tocó vivir en estos cuatro días en la selva, la podría describir como dos realidades bien opuestas, ya que pescamos dos días el Secure y dos días el arroyo Aguas Negras.

En este sector el Secure nos tocó bastante turbio debido a que el día de llegada nos calló un chaparrón de media hora y fue suficiente para que lo dejara literalmente color chocolate.

Esto dificultó la pesca bastante, sin embargo muchos de los dorados más grandes del viaje salieron bajo estas condiciones. Por momento la pesca se puso dura, pero cuando los encontrábamos, era un pique tras otro y muchos de dorados buenos.

DSC_0106Este sector tiene un cauce amplio, típico de ríos con regímenes aluvionales. Con una estructura típica de correderas bajas de piedra, suave pendiente y curvas con barrancas de tierra.  Mucha enramada y palos que pescar.

Todos tuvimos la suerte de sacarnos un par de dorados buenos a pesar de las condiciones.

DSCN1128P1010359DSC_0073DSC01865

Aguas Negras

Subiendo por el Aguas Negras, arriba de la unión con el querosene, (pequeño cause con el agua de un color rojo como tintura), nos introducimos en un mundo diferente. Un mundo exuberante en todo sentido.

Es el río de los sueños, chico, con las aguas transparentes y esos pozos verdes donde todo se nos pone al descubierto como en una pecera.

P1010474

La selva que se nos cae encima, cerrándose sobre el río con sus inmensos árboles. Sumado a una fauna que desborda en la tierra y el aire.

En el agua, peces por todos lados, a los sábalos literalmente los podes patear, cacerías de dorados que por momentos te desorientan y no sabes a cuál de todos tirarles.

Los pacúes, grandes peces negros que merodean por los pozos en busca de comida, subiendo a la superficie a inspeccionar lo que cae de los árboles.

DSCN1078DSCN1066P1010529IMG_2299

Y las yatoranas que rápidas como un rayo tomaban nuestras secas y pequeños streamers.

Todo se conjugó para que podamos darnos un festín, y empacharnos de una pesca exuberante.

Pescamos con todo lo que pudimos, streamers, poppers, ranas, ratas, secas, etc.. Todo a pez visto, una locura.

Con Maxi pasamos dos días de pesca que creo serán difíciles de repetir.

P1010437P1010513Volvimos de Bolivia con muchas imágenes en la cabeza, algunas de la fantástica pesca y otras tantas de un ambiente que nos asombró desde todo punto de vista.

Sin embargo lo más importante y que quedará en nuestros recuerdos, son las vivencias y buenos momentos que compartimos entre buenos amigos en un ese lugar mágico.

IMG_2314DSC01915

Agradecemos a Carlos Nieto y Gabriel Gigax por guiarnos, acompañándonos en todo momento para que la pasáramos tan bien, y en especial a la población tsimane por abrirnos las puertas de su bello mundo.

Gerardo Martinetto.

Reflexión de Samuel Sánchez Breton

El viaje a la reserva Tsimane es un camino solo de ida, de esas experiencias no se vuelve, perduran en el tiempo. En un tiempo que parece haberse detenido. Creo que la pesca, extraordinaria, pasa a un segundo plano, con la avalancha de sensaciones que nos llegan a través de los sentidos, los colores de la fauna, la imponencia de su flora, y sobre todo el contacto con las comunidades originarias, que de una forma simple y llana, nos golpea con su pura humanidad, despojada de todo vicio cultural y con absoluta prescindencia de lo que para nosotros es imprescindible. Toda una vivencia. Los compañeros ni que hablar, la operación muy buena. Solo queda decir gracias a la vida que me permitió viajar y a mis amigos que me supieron aguantar . Un abrazo grande a todos.

Equipos

Pescamos todos con cañas #8, en mi caso particular, con la Redington Red Vapen de 9 ft.

Aprovechamos para probar las nuevas líneas para Dorado de RIO en sus versiones de flote y flote intermedia. Estas se comportaron de manera excelente, son muy suaves, pero conservan su dureza a pesar de las altas temperaturas, esto facilita los lanzamientos al máximo. Siendo igual de efectiva en tiros cortos como el largas distancias.

Algunos peces de cuero

DSC07013P1010372DSCN1094

selfie…

P1010428

camp…

DSC06994c

Con arco y flecha…

P1010423

muchos dientes…

P1010445IMG_2303P1010515

2 comentarios sobre “TSIMANE, mucho más que buena pesca.

  1. Como guía de pesca, mi especialidad siempre fueron las truchas y por muchos años. una vez en la vida, hace tiempo ya, se me ofreció ir a pescar dorados en nuestros queridos ríos argentinos: El Dulce y el Juramento. ahí aprendí que la pesca con mosca puede ser practicada de otra manera. Me olvidé por un rato de las presentaciones delicadas y me concentré en poner la mosca haciendo ruido, motivando a los dorados para salir de su escondite. Nunca más me olvidé de eso. y fu todo un cambio para mí. Luego, la vida quiso que fuera a trabajar a la selva boliviana. Un lugar absolutamente nuevo para mí y excepcionalmente enriquecedor. Mi aprendizaje continuó su camino a lo profundo y me encontré con un lugar y una gente maravillosa: el pueblo chimán. La pesca, insuperable. El mejor lugar del mundo sin dudas para pescar dorados.
    El tiempo pasa y cada semana de la temporada recibimos a pescadores de distintas partes del mundo. A mí, como argentino, me llega una bocanada de aire fresco cuando vienen pescadores argentinos y disfruto aún más. Así me pasó con este grupo de cordobeses, plenos de alegría. Probamos de distinta manera pescar en los ríos Secure y Agua Negra. Y le encontramos la vuelta. Porque a veces el clima nos puede jugar una mala pasada, pero como buenos pescadores, sabemos entenderlo. Y lo mejor, creo, se dio aguas arriba del Agua Negra. Un lugar mágico, la joya de Tsimane, inigualable. Es el lugar perfecto, decía uno de los clientes, porque te permite estar en un lugar absolutamente prístino, pescar en aguas claras, sin presión de pesca, muy controlado y cuidado, un lugar pequeño y de fácil casteo y vadeo, y, además, repleto de todas las variedades de peces que hay en la región.
    Así fue como me enamoré de todo esto, que, por supuesto, no todo es pesca.

Deja un comentario